Los terrible two de Manuela

20 ENERO 2017

Hoy tengo la necesidad de compartir confesiones con las que creo que muchos de vosotros, como madres o padres, os sentiréis identificados con respecto a esta etapa de nuestros hijos. Y, como se suele decir, “mal de muchos, consuelo de tontos”… jejeje.

Los terrible two de mi hija Manuela se están alargando a los terrible three. La traducción de esta expresión americana sería “los terribles dos”, una forma de llamar a esa temprana etapa de los niños que llega alrededor de los dos añitos, una en la que empiezan a reconocerse como individuos, el abanico de su personalidad aflora y las pataletas se apoderan de ellos. Comienza para ellos el conflicto entre su relación de dependencia con los adultos y su propia independencia. No saben cómo lidiar con las emociones que les embargan y te retan con rabietas, desobediencia, gritos, negación, búsqueda de limites,…

Intento ponerme en la piel de mi hija y me imagino que no es tarea fácil para ella pasar de bebé a niña. Descubre que su cuerpo responde a sus órdenes, coge y suelta objetos cuando quiere, corre, salta,… y además se comunica y le entienden. Lo que más le apetece es hacer cosas por ella misma. “Yo solita, mami” es la frase preferida de mi vikinga, como yo la llamo.

Manuela ya sabe que se espera de ella un cierto comportamiento y cuando no es capaz de responder a las expectativas, se frustra y yo con ella. Diría que su perfil está definido desde bien pequeña: enérgica, observadora, locuaz y una precoz independencia y manejo del vocabulario. En definitiva, una personalidad arrolladora que hace mucho más difícil gestionarla ahora que se encuentra en esta explosión de emociones y descubrimiento. A punto de cumplir 3 años, tengo en casa a una pequeña mujer que me reta y me obliga a observar y aprender. Y confieso que para mí no siempre es fácil mantener la paciencia, que es precisamente lo que más me esfuerzo en tener presente.

Estoy aprendiendo a gestionar las pequeñas crisis redirigiendo su atención o incluso a veces opto por ignorarla para evitar el conflicto, dos herramientas que la mayoría de veces me funcionan. No son la panacea, no siempre me dan el resultado esperado, pero creo que voy en buen camino… Comparto contigo otros recursos que también me ayudan y que si tienes niños a tu alrededor, quizá te aporten alguna idea:

Lo primero que intento es recordarme que yo soy el adulto y tengo más recursos; básicamente, no ponerme a su altura y controlar mis propias emociones. Muchas de las veces en las que me encuentro con una Manuela irritable es porque no ha descansado, por eso intento respetar sus horarios de descanso. Por ejemplo, si salgo a hacer recados con ella durante su hora de la siesta me aseguro de llevar el carrito y no olvidarme del chupete. Quizá este consejo suene muy obvio y tan sólo signifique aplicar algo de sentido común, pero es que a veces entramos en nuestro propio ritmo de quehaceres y perdemos de vista el ritmo natural de nuestros hijos.
Otro momento es cuando Manuela entra en modo negación y desobediencia. Ahí intento recordarle lo bien que hace muchas otras cosas y le comparo su buen comportamiento con el conflictivo del momento para que sepa que tiene una mejor opción. En general, suele funcionarme mejor hablar sobre ella en positivo que en negativo y la invito a reflexionar.
También estoy atenta a identificar su necesidad de gastar energía cuando llevamos mucho tiempo encerrados en casa, en el coche o sentados en la mesa comiendo. Tenemos que tener en cuenta que la naturaleza de los niños les empuja a moverse y jugar, lo necesitan.
Y, por último, nunca juego con amenazas que sé que no voy a cumplir. Le hago entender que no hay trueques e intento explicarle por qué, y cuando no lo entiende me mantengo firme pero con cariño, aguantando el tipo y, sobre todo, la paciencia.

Santa paciencia, espero que siempre me acompañes y esto no se alargue hasta los terrible four

V.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar


COMPARTE TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Urgell 20 enero, 2017

Hola Vanesa, yo tengo una niña de 4 años…Arlet siempre ha sido muy muy inquieta pero terriblemente observadora y perspicaz. El primer año de cole en P3 tuvimos un año terrorífico pero ha sido empezar el segundo trimestre de P4 y si actitud y manera de actuar ha dado un cambio radical…es como si fuera ya una mujercita. Te queda poco para pasar esta etapa!! Ánimo! Besos desde Ibiza


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
La mamá dramas 20 enero, 2017

Hola Vanesa! Descubrí tu blog antes de ser mamá, y ya había muchas cosas en las que coincidía contigo, (yoga por ejemplo) y otras que me gustaba mucho tu punto de vista. Tienes una positividad contagiosa!
Mi bebé solo tiene 6 meses, pero si ya tiene su caracter y su fuerza no me imagino como seran sus “terrible two”. Aunque como tu bien dices los adultos debemos ser pacientes, aunque a veces cueste mucho, MUCHO! Tenemos que comprender que están aprendiendo y adaptandose a la vida. Si bien creo que también ellos deben adaptarse a la forma de vida de los padres, siempre hay que tener en cuenta sus límites.
Gracias por compartir con nosotros, siempre la positivodad contagia positividad !!


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Belen 20 enero, 2017

Tengo a laia que pudo todo muy muy fácil… Y tengo a Sergi que ahora hará 3 y que te voy a contar… Parecía al leer tus palabras que hablabas de él.
Tengo que reconocer que no siempre tengo paciencia pero también creo que no lo hago tan mal… Ayer mismo en el supermercado… Pero aguante estoicamente el chaparrón. Jejejeje.
Un saludo.
Los reyes me regalaron tu libro…


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Jenifer 20 enero, 2017

Gracias x tu punto de vista ,,a veces es complicado no caer en el terrible error de volverte una gritona … / sargento…..


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Cristina 20 enero, 2017

Querida V,
Es todo más que normal todo lo que escribes y, si puede que se alargue hasta bien entrados los 3 a. hasta los 4 a. Teniendo en cuenta que su hermana pequeña va a seguir creciendo y reclamando más atención obviamente, y además que cada vez más ella prescindirá de su siesta. El tener hijos y educarlos se ha subestimado y de qué manera. Es agotadora y difícil la crianza. Pero lo peor que se puede hacer es no seguir ahí y abandonar en cuanto las cosas se ponen feas. Hay que recordar-les mil veces al dia que se les quiere y eso no va a cambiar nunca, que siempre seran el primer bebé de mamá. Y por eso no hay que cómo dicen los franceses en dejarles caer, laisser tomber, en ser maleducados. Gestionar las emociones nos cuesta una vida entera, seamos sus guias con amor, disciplina, comprensión y calma. Be calm, be strong, be happy.


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola Cristina,
Gracias por tu precioso comentario. Es muy inspirador.
Un abrazo,
V


Responder
Marisa 20 enero, 2017

Cuanta razón tienes, muy sabias palabras, es una edad muy difícil, llena de retos para nosotros y para ellos, me siento identificada contigo, además nuestros hijos creo que nacieron el mismo día y año el 24 de Enero de 2014 😉


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Vanesa perez 20 enero, 2017

Hola Vanesa,me a gustado mucho lo q has escrito sobre los terribles two😂es cierto q es una edad d rabietas i llanto pero disfrutalo q pasa muyyy rapido,mi niña ya tiene 7años y hasta hecho de menos esas rabietas q ahora las recuerdo y me hacen reir.Aunque tengo una peque de un año q ya apunta maneras😂😂disfrutalas muchisimo q los niños nos dan lecciones diarias s los adultos.Me encanta tu blog 😉un saludo


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Monica 20 enero, 2017

Como tu dices Vanesa, se van haciendo mayores.
En mi caso Gris , tenia epocas en las que se hacia mayor, habia un cambio y ella probaba hasta donde estaba tu limite.
Siempre he intentado hablar y razonar cin ella , pero hay momentos que son dificiles y no quieren escuchar, ….
Siempre le he dicho a Gris que con un buen compartamiento se puede ir a todas partes, pero es dificil y complicado ser madres , padres…
Es un tema muy largo de explicar…
Un abrazo Vanesa.


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Diana 20 enero, 2017

Genial el post, como siempre! De acuerdo con todos los tips y, sobre todo, tener mucha paciencia y sentido común…fácil decirlo. A nosotros, en una época un poco más difícil de Lucas nos ayudó mucho leer “El cerebro del niño”. De hecho, a veces, aún seguimos recurriendo a él! Feliz finde Vanesa!


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Elena 20 enero, 2017

Hola!!! Es la segunda vez que te escribo xq no leo a ninguna “famosa” que no seas tú. Lo hago contigo por el tono cercano que transmites que me encanta. Soy mamá de mellizos, y tienes toda la razón de esta etapa. A los 4 empiezan a cambiar…a bien si!!! Ahora que los míos tienen 6, todo fluye muuuuuchooooo mejor, más fácil y disfruto muchooooooooo más de ser mama. un abrazo y paciencia mucha paciencia….


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola Elena,
Muchas gracias por tus palabras y ¡por tus ánimos! jejeje
Un abrazo,
V


Responder
einiel 20 enero, 2017

Tan rubita parece un angelito. No me creo que te haga pasar malos ratos con sus rabietas 🙂


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola Einiel,
Como todos los niños, tiene sus días adorables y sus días de rabietas… jejeje.
Un abrazo,
V


Responder
Esther 20 enero, 2017

La verdad es que es impecable tu forma de actuar. Yo tengo muy clara la teoría pero…Ay! qué difícil es la práctica! En mi caso son gemelos de 3 años y medio ya… imaginate dos Manuelas en su peor momento y te harás una idea del límite al que llego casi cada dia. Como bien dices, paciencia en cantidades industriales! E intentar disfrutar de lo bueno que tiene esta edad (que son muchísimas cosas) “los días son largos, los años cortos”. Un beso enorme de madre a madre.


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Elvira Perez Martinez 21 enero, 2017

Ay, Vanesa! Tengo un niño de la edad de Manuela y estoy en la misma fase, encantada con los avances en independencia e iniciativa pero echando en falta otros en disciplina y obediencia. Creo que las claves son las que tu das, paciencia y saber discernir cuando una rabieta es “porque sí” y cuando hay detrás sueño, cansancio o malestar. No somos nosotros asi también? Los niños son adultos pequeños, asi que desde el respeto y la empatía seguro que superamos esta fase.


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Laura 21 enero, 2017

¡Hola Vanesa! Me siento muy identificada contigo. Mi hija mayor cumple 3 años la semana que viene y sus terrible two creo que se van a convertir en terrible three. Cómo tú dices, ella quiere hacer todo por si misma, elegir su ropa… Y cuando no puede pues tenemos potote. En fin… Paciencia. Y al igual que tú, tengo otro bebé que el mes que viene hace su primer añito. Poco a poco. La verdad que compensa esos enfados cuando están contentos y alegres.
¡Un besazo y Paciencia!


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Maika Almón 22 enero, 2017

Hola Vanesa!Yo ya pasé también por esa etapa.Ahora estoy con los terribles 13 y 8.Siempre hay retos que a veces también me superan.Besos!


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
matilde 24 enero, 2017

Como te entiendo, aunque para mí el punto de inflexión con mi hijo Luis han sido los 4 años, fue un año de rabietas y retarnos diariamente, dónde a veces tranquilizarlo y llegar a la calma costaba sudor y lágrimas, muchas lágrimas que era su forma deshaogarse. Poco a poco ha ido comprendiendo que ese no es el camino, que uno se puede enfadar pero no enrabietarse ni gritar. La técnica que mejor me fue era la de dejarle sólo y no hacerle caso (aunque iba a verle), hasta que se iba tranquilizando y entonces hablabamos de lo que le pasaba. En fin, la base de todo desde luego es la paciencia, escucharles y comprenderles. Animo!!!!


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Paz 24 enero, 2017

Hola Vanesa,
Me encanta leerte, porque veo que eres muy sincera contando tus cosas diarias, sin recurrir a la imagen de “happy family”.
Creo que la mejor opción es decirles lo que hacen bien y premiar esas conductas positivas, para reforzarlas.
¡Los niñ@s aprenden rápido, ánimo!
Paz


Responder
vanesalorenzo 25 enero, 2017

Hola chicas,
Gracias por vuestros comentarios.
Qué enriquecedor es compartir y aprender de las experiencias de otras mamás y papás. Educar no es una tarea fácil, pero la recompensa es maravillosa.
Un abrazo,
V


Responder
Ariadna 3 febrero, 2017

Hola Vanesa, yo tengo dos hijos uno de 10 y otro de 5 y tambien siguen con sus “terrible ages” que yo las llamo, Pero aun asi me siguen enamorando cada dia y aunque sus rabietas me pongan a veces de los nervios, acaban enamorandome cada vez mas de ellos. Me demuestran que tienen su propio caracter y van aprendiendo de sus “pequeñas frustraciones”. Muchos besos


Responder
vanesalorenzo 13 febrero, 2017

Hola Ariadna,
Gracias por compartir tu experiencia con tus “terrible ages”. ¡Espero que las de mis niñas no se alarguen tanto! jejeje.
Un abrazo,
V


Responder
Nuria 15 febrero, 2017

Hola Vanesa y tod@s sus seguidor@s,

Hablando de educar y gestionar emociones, os recomiendo un súper libro: El cerebo del niño.

Yo no soy madre (todavía), pero me resulta súper útil para mis sobrinos 🙂

un beso


Responder
vanesalorenzo 22 febrero, 2017

Hola Nuria,
Gracias por compartirlo, es un libro que a mi también me ha resultado muy útil en la educación de mis hijas.
Un abrazo,
V


Responder
Patricia M. 7 julio, 2017

jajajajajaja, como te entiendo!!! Mi hija está a punto de cumplir los 2 añitos, y esta rebeldia ya se ha apoderado de ella, aunque supongo que me queda muuuuucho todavía por pasar. Gracias por tus consejos!!!


Responder
vanesalorenzo 24 julio, 2017

Hola Patricia,
Mucha paciencia y fuerza para la etapa en la que está entrando tu peque. Espero que los consejos que comparto en este post te sirvan de ayuda.
Un abrazo,
V


Responder
Los terrible two de Manuela Hoy tengo la necesidad de compartir confesiones con las que creo que muchos de vosotros, como madres o padres, os sentiréis identificados con respecto a esta etapa de nuestros hijos. Y, como se suele decir, “mal de muchos, consuelo de tontos”… jejeje. Los terrible two de mi hija Manuela se están alargando a los terrible […] http://www.vanesalorenzo.com/2017/01/los-terrible-two-de-manuela/ Hoy tengo la necesidad de compartir confesiones con las que creo que muchos de vosotros, como madres o padres, os... http://tinyurl.com/y4qrqpys http://www.vanesalorenzo.com/2017/01/los-terrible-two-de-manuela/